Uma no produce glóbulos rojos y su mamá pide ayuda para el tratamiento

La niña padece de anemia, necesita medicamentos y movilizarse hasta el Hospital Garrahan. El último año se complicó la situación familiar luego de que al padre se le confirmara que es epiléptico. Entre fármacos y traslados no pueden cubrir los gastos.
maira y uma

Uma Angenelo es una bebé de un año y cuatro meses a la que le diagnosticaron eritroblastopenia y Maira Vega, su madre, necesita ayuda para conseguir medicación y brindarle atención médica.
La situación de la familia, oriunda de Santa Rosa, se complicó cuando al promediar el 2020, con apenas meses de diferencia, se descubrió la patología de la pequeña y la epilepsia de su papá. Las dificultades económicas provocaron que no puedan pagar la totalidad de los insumos farmacéuticos de ambos y desde el año pasado piden una asistencia al municipio.
Maira Vega es trabajadora municipal en un jardín maternal del barrio Los Aromos y peluquera, con la pandemia su actividad privada se redujo. Su pareja integra una cooperativa, hace changas y busca trabajo –le cuesta acceder por su enfermedad–.
La cañuelense dio a conocer su realidad el último domingo mediante una publicación en Facebook. A su vez, tras un contacto con El Ciudadano la misma explicó que entre los dos progenitores reúnen alrededor de 27 mil pesos por mes –medicaciones y traslados– con gastos que rondan los 50 mil.
Uma nació anémica y en su primera semana de vida le practicaron una transfusión de sangre. Tras los estudios pertinentes descubrieron que no producía glóbulos rojos y, por ello, cada 15 ó 20 se provoca la anemia. Cuando esto ocurre debe concurrir al Hospital Garrahan de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para que le realicen un análisis de sangre y, de ser necesario, ser transfundida. Este viaje se realiza en remis por temor al COVID-19. El tratamiento de la niña se extendería hasta los tres años.
Cuando se confirmaron las enfermedades de la bebé y su padre, la familia pidió ayuda en el Palacio Municipal y en Desarrollo Social local pero luego de presentar historia clínica y presupuestos –dos veces porque administrativos perdieron la documentación– jamás la volvieron a contactar. Un mes antes de la última publicación por la red social volvió a comunicarse con un asistente directo de la intendencia, éste le solicitó la presentación de una carta formal con el pedido; al momento de recibirla no atendió más. Así, Maira decidió hacer pública la historia en busca de ayuda.
Tras la difusión del mensaje virtual, inmediatamente la llamaron de la Municipalidad para asegurarle que le brindarían asistencia pero que debe presentar toda la documentación nuevamente. Además de dinero o medicamentos, los vecinos necesitan asesoramiento para conocer si les corresponde el cobro de pensiones por discapacidad.

historia clinica uma

Las medicinas que necesitan Uma y el padre, son: Carbamazepina 400, Valcote 500, Taural F, Meprednisona jarabe, Vitamina D gotitas, Vitamina trivisol, acido fólico gotitas y carbonato de calcio. Para brindar ayuda o conocer más del caso se puede llamar a Maira Vega al (011) 15-2304-1088; para aportes económicos se puede hacer por Mercadopago a [email protected] o en el CBU con el alias ARROYO.HORA.SALA.
A continuación se reproduce el mensaje de Maira en Facebook: “¡No quería llegar a esto! Pero puede ser que así me den una respuesta. Los que me conocen saben que siempre trabajé, nunca esperé nada de nadie, siempre traté de rebuscármela como sea; pero está vez, con la situación que estamos viviendo, no podemos”.
“Cansada de pedirle ayuda a la señora Marisa Fassi, ya van a ser dos años que estoy mandándole cartas y todavía no tengo una respuesta. Me hicieron llevar presupuesto de los remedios, historia clínica, dos veces. La primera vez se perdieron los papeles, en fin nunca más me llamaron”.
“Empecé pidiendo ayuda porque mi marido no tenia trabajo, es epiléptico y lo trata con pastillas las cuales son caras, gastamos 17 mil pesos por mes solo en las pastillas de él. Desde que nació mi hija, no produce glóbulos rojos y vive con transfusiones de sangre cada 15 o 20 días. Empezó con un tratamiento con alta dosis de corticoides que el gotero que compramos nos dura 3 días. Aparte de eso toma protector gástrico que solo dura 10 días, 2 vitaminas que duran 15 días, calcio un mes, y ácido fólico 15 días”.
“La llevo en remis al Garrahan porque como está con defensas bajas no puedo arriesgar andar en transporte público con este virus, el remis no nos cobra menos de 7 mil con la espera, a veces la llevo hasta tres veces al mes”.
“Entre todo gastamos más de 50 mil por mes y a veces más. Yo trabajo en el jardín ‘Gotitas de Amor’, soy municipal, gano 17 mil al mes, la obra social lo único que me cubre son 4 mil de 16 mil que gasto. En el Garrahan me pueden ayudar solamente con 3 goteros de corticoides que lo agradezco porque es una ayuda, pero son 10 goteros que toma al mes, sumándole lo demás. Estamos vendiendo todo lo que tenemos para poder comprar los remedios, no es justo trabajar para la Municipalidad y que no me ayuden. ¡Una vergüenza!, no les estoy pidiendo para comprarme un celular…, estoy pidiendo para los remedios de mi hija”.
“Ella tiene que estar con este tratamiento hasta que hagan efecto los corticoides y pueda producir sus propios glóbulos o en caso que no funcione va a transplante de médula pero para eso tiene que pasar por este tratamiento y seguramente será hasta después de los 3 años, ella tiene 1 año recién. Con 17 mil que gano yo y 10 mil que gana el padre ¿qué hacemos?”.
Por último Maira agradeció la ayuda que siempre le brinda el doctor Hilario Ledesma, a su madre y a los bisabuelos. Entre todos la ayudan con las demás necesidades de la niña como alimento y vestimenta.


Lic. Marcelo Romero – [email protected]