Máximo Paz: la Avenida Pereda se inunda con cada lluvia

Interés general 27 de febrero de 2021 Por El Ciudadano
Afecta a la zona comercial y genera malestar a los vecinos. El anegamiento se repite cada vez con mayor frecuencia. Repaso por algunos de los motivos.
pereda 3
El colectivo circula sobre el agua acumulada.

Luego de las típicas tormentas de verano del pasado lunes la Av. Vicente Pereda colapsó como habitualmente sucede tras algún intenso chaparrón.
Fuera del casco urbano de Cañuelas, Máximo Paz es la localidad más numerosa en cantidades demográficas, por ello, esta avenida, principal arteria del lugar, disputa el segundo o tercer escalón de importancia a nivel distrital. La número uno es la clásica Libertad.
Sin embargo, su aspecto no luce acorde a su relevancia. Además, de la ‘facilidad’ para anegarse con las lluvias, le falta mantenimiento y si se quiere ‘belleza’ para revitalizar una zona comercial en crecimiento. La mayoría de los negocios se acumulan en las primeras seis cuadras de su extensión ‘ensanchada’; ya que luego continúa un sendero de mano única hasta la entrada de la Estancia Villa María.

Falta de planeamiento
Entre las deficiencias de la Av. Pereda se observa la inexistencia de cordón cuneta a lo largo del trazado céntrico. En las primeras cuadras hay zanjones para conducir el agua a los desagües pero a medida que se ingresa al pueblo los mismos desaparecen. Sin un verdadero programa hídrico, inexistentes controles municipales de construcciones y malas obras particulares de vecinos sobre las veredas, confluye un panorama sombrío en cuanto a la búsqueda de soluciones. La problemática atraviesa tanto al actual Ejecutivo municipal como a las añejas administraciones radicales.
Nadie sabe a ciencia cierta qué tipo de tubos pluviales hay debajo de las aceras donde no hay zanjas. Incluso las canalizaciones –pueden medir desde un metro de profundidad ó 10 centímetros– están desparejas o tapadas en varios tramos.

Problema actual con causas antiguas y recientes
Problemas de larga data: obras inconclusas, desidia de comerciantes y vecinos, y la quimera de inspecciones de la comuna son las recurrentes acciones que desembocaron en un sistema de desagües obsoletos.
Un ex integrante de las fuerzas vivas de la localidad conserva en su memoria las falencias de la Av. Pereda. Recordó que el primer asfalto se realizó por la década del ‘30 de la mano de los conservadores gracias a una vieja ley que indicaba que si había una estación de trenes se debía asfaltar hasta 350 metros de ésta. Entonces la familia Pereda se integró al proyecto y aportó la tierra para que se llegue hasta la entrada de la Estancia Villa María, aunque se hizo una sola mano y no dos como estaba previsto.
Por el año 1971 comenzó el ensanche de la Av. Pereda que finalmente se concretó entre 1985 y 1986. Justamente en esa época, a pedido del ex intendente Jorge Domínguez, el área de Hidráulica bonaerense realizó un estudio de las aguas de Máximo Paz y se determinó que éstas fluían hacia la avenida.
Entonces, se estableció que de un lado de la calzada correría un canal de un metro por un metro hacia la ruta. La canalización daba unas vueltas hasta que finalmente tomaba la calle Rivadavia para luego cruzar la Ruta 205 y llegar al Arroyo Cañuelas.
En ese momento había grandes zanjones en el pueblo, hasta que empezaron las edificaciones sobre Pereda y comenzaron a poner tubos pequeños que dificultaron el normal escurrimiento del agua.
Este muy sintético racconto de hechos sirve a modo de ‘ilustración’ para explicar que desde allí iniciaron parte de los motivos que provocaron que con cada lluvia, más o menos intensa, la arteria se inunde.
Al margen de la responsabilidad de cada frentista, la realidad es que desde el plano político tampoco se ocuparon de hacer cumplir las disposiciones para que se respete esta canalización tapada parcialmente y a lo largo de los años no hubo proyectos hidráulicos serios, o finalizados, que resuelvan la problemática.

Otras cuestiones a tener en cuenta
Máximo paz recibe las aguas, por su depresión geográfica, que vienen desde Vicente Casares y San Vicente. Por la década del ’80 tras las mejoras de las vías del ferrocarril años se taparon caños fundamentales sobre la actual calle Suiza que ayudaban la fluidez del agua. Hace unos años se realizó una licitación para reacondicionar la canalización mencionada pero nunca se completó.
La construcción del canal del barrio Moradas, cuyo flujo se desvía hacia la zona conocida como ‘El descanso’, trae mayor caudal de agua hacia el centro maximopaceño porque no se completaron, por diferencias en organismos nacionales, las obras. Antiguamente las inundaciones en el pueblo jamás pasaron de la esquina de San Eduardo, ahora se inunda casi toda la avenida.


Lic. Marcelo Romero – [email protected]