Sigue cerrado un templo católico por los robos

Policiales 06 de febrero de 2021 Por El Ciudadano cañuelense
Ubicado en el barrio Libertad, se tomó esa medida luego de una seguidilla de hechos delictivos durante el año pasado.
capilla
Elementos para el uso diario fueron saqueados, inclusive cuando pudieron reemplazarlos.

Emplazada en un lugar clave del barrio Libertad, la capilla San Miguel Arcángel que vino siendo golpeada por robos durante el año pasado, terminó por cerrar el ingreso a los fieles.  Así lo resolvieron sus responsables el año pasado y todo indica que se extenderá por largo plazo.
Sin tener garantías de reforzar la seguridad del lugar, el cierre se vio obligado. Parece que es la solución a un conflicto con gente que no sería ajena a ese barrio y que terminaron por cansar a sus responsables, que además no cuentan con muchos recursos. 
“No hemos podido abrir. No es porque no queremos, pero entraron a robar muchas veces”, dijo con cierta resignación el cura párroco Ramón Costilla. Y no hay certeza sobre cuánto tiempo permanecerá cerrado a los creyentes.
De la capilla ubicada en Godoy Cruz y Ascasubi se han llevado durante el 2020, en medio de la pandemia, un bombeador, una heladera, una garrafa, entre otros elementos. Para sacar las cosas forzaron la puerta de ingreso del salón parroquial. Una vez que repusieron la abertura y los elementos sustraídos, volvieron a saquear y entrar por el mismo sitio.
El hecho delictivo los dejó inclusive sin contar con agua corriente.
A pesar de esa situación, el cura con parte de esa comunidad católica de la zona, llevaron algunas tareas de refacción y mantenimiento en el exterior del templo.
Era intención con la apertura de esta nueva etapa de la pandemia volver a la actividad religiosa, pero ante los hechos delictivos, además de una falla que descubrieron en la construcción del salón que se conecta al templo, resolvieron que siga clausurada.


Leandro Barni – [email protected]