Proponen proyecto alternativo para el predio de Santa Rosa

Interés general 05 de septiembre de 2020 Por El Ciudadano cañuelense
Alejandro Fiasche
Alejandro Fiasché y una alpargata de su creación.  

En la edición anterior referentes de la Sociedad de Fomento ‘María S. Berger’ reclamaron, en este medio, la reactivación de las obras para que comience a funcionar la institución intermedia; sin embargo el propietario del terreno de Santa Rosa sito en calle San Martín al 400, Alejandro Fiasché, presentó otro plan al municipio y éste último debería decidir cuál será el que se lleve adelante.

El predio debe ser utilizado con fines comunitarios por diez años ya que los tres actores –municipio, propietario y sociedad de fomento– firmaron el año pasado un comodato en el cual se condonaba una deuda a cambio del uso del lugar, confirmó el dueño.

En un principio el convenio estipulaba que los fomentistas utilicen parte del terreno pero, según Fiasché, hay puntos que no se cumplieron y por ello activó las cláusulas para finalizar el mismo. En este momento hay un intercambio de cartas documentos para determinar qué sucederá con el comodato. “El pasado convenio caducó, se cayó por un tema presupuestario y el lugar de la sociedad de fomento lo podría ocupar otra entidad intermedia. En su momento yo no tenía ningún papel que avalara el entrenamiento de chicos y vinieron a entrenar igual, no había constancia de algún seguro y para mí era una responsabilidad civil inmensa, además había una persona con restricciones para entrenar y estaba acá; eso fue lo que precipitó el cese de convenio. Mi propuesta es con salida laboral y quiero destacar que esto está basado en un ideal, en convicción, para que de acá a diez años el barrio tenga actividades sociales y públicas; debe ser analizado por el municipio”, explicó Alejandro.   

Mientras que la cuestión legal y administrativa se resuelve, el proyecto alternativo de Fiasché está orientado a lo educativo-productivo. Uno de ellos se relaciona con la creación de una huerta orgánica con cursos para estudiantes y otro con capacitaciones de apicultura familiar; en ambos casos los participantes tendrían la oportunidad de recibir los conocimientos teóricos y aplicarlos en el terreno. El tercer proyecto sería el de armar un taller textil relacionado a la marroquinería y estaría a cargo de la modista Paula Venites. 

Si se avanza con este plan parte de los cursos podrían comenzar rápidamente en el edificio actual de la Delegación, cercano al nuevo terreno, con elementos de trabajo aportados por el propio vecino; mientras se acondiciona el predio a explotar. 

“Esta huerta podría abastecer a comedores de la zona y favorecer una especie de cooperativismo para autoconsumo. Además cada participante podría realizar un autocultivo y autoconsumo en su casa. El otro curso relacionado a la educación es una iniciación apícola familiar para que una persona sepa desde pasar un enjambre de una caja de zapatos a un cajón de abejas y saber cómo manejarlo para que dentro de un año al otro sea una colonia productiva”, detalló el vecino.  

Por otra parte, desde la comuna el secretario de Producción, Manuel Negrín, sigue el desarrollo del plan y el pasado martes visitó el predio con un representante de un movimiento social que llevará adelante el programa de huertas orgánicas. Otra fuente municipal aclaró que “hasta que los privados –Fiasché y sociedad de fomento– no se pongan de acuerdo no se decidirá nada”.

Otra de las posibilidades del amplio predio, que tiene salida a dos calzadas, sería utilizarlo como un anexo de la Delegación Municipal de la zona para guardar maquinaría y materiales. Mientras que en la entrada de calle San Martín cabe la posibilidad de instalar un posta policial, pero este objetivo es más complejo ya que deben intervenir autoridades provinciales; por el momento se piensa en una oficina para atención a vecinos.


Marcelo Romero – [email protected]