Enseñanza y aprendizaje en aislamiento

Cultura 18 de julio de 2020 Por El Ciudadano cañuelense
Con la tecnología, los alumnos y talleristas del Instituto Cultural Cañuelas (ICC) siguen llevando adelante las clases virtuales. Nació una orquesta virtual.
Ver galería Enseñanza y aprendizaje WEB
1 / 3 - Tras la pandemia, Martín Palleros repensó las clases de ajedrez.

Las puertas del Instituto Cultural Cañuelas están cerradas y la ga­lería se encuentra sin circulación de alumnos, de todas las edades que iban y venían de lunes a sábado. Resulta que con la pandemia, como tantas otras ac­tividades, se vio alterada. Sin embargo, las ganas, el ingenio y la tecnología, hizo readaptarse a muchas disciplinas. Tal es así que las clases que se brindaban en este centro continúan y en algunos casos aumentaron sus interesados. 

Próximamente, también a la agenda virtual de espacio municipal se le sumará una grilla cultural semanal, que incluirá peñas, entrevistas, películas y obras de teatro para seguir acompañando a toda la comunidad. 

El músico y director musical Gustavo Firmenich, es uno de los que recibe a los alumnos en su casa, a través de la pantalla de una computadora. Es ahora un docente a distancia. “A la semana siguiente de la cuarentena seguimos con las clases. No tocamos en simultáneo. Lo que hacíamos los martes en cinco horas, ahora son dos virtuales, todo junto, con entrenamiento rítmico de lo que estamos leyendo. Des­pués tenemos clases individuales, con instrumentos y el repertorio de la orques­ta. Venimos de esta manera con buenos resultados frente a este desafío que se planteó”, contó el director Firmenich. 

“Y además de seguir con los alumnos, se incrementaron –agregó– y es algo que tiene que ver con los proyectos colecti­vos que promueve el instituto. Después del viaje a Europa que llevamos con la orquesta, se sumó más gente, inclusive algunos que habían dejado. Para esto también se había proyectado en abril hacer una segunda orquesta. Pero nos agarró la cuarentena. Así y todo, nació esta segunda orquesta, con unos siete integrantes, algunos de los cuales no nos conocemos de forma personal. Sin em­bargo, estamos ensayando y terminamos el primer video con un tema virtual de la orquesta nueva, lo cual es muy motivante para todos y se puede mantener activo el repertorio”. 

“Vamos a ir siguiendo –añadió Firme­nich– con videos para ambas orquestas. Estudiamos, agregamos cosas y se terminan haciendo estos trabajos, que pueden ser grabados con el dispositivo que tengan, no duran mucho y su transfe­rencia es por cualquier vía. Todo es muy dinámico y sin cuarentena que frene a estas orquestas. La pandemia nos llevó a imaginar cómo continuar.Ya son cuatro años que tocamos”. 

Tanto es el trabajo que se genera que ya pueden estrenar temas musicales cuando termine la cuarentena. 

A través de los videos, subidos al Canal de YouTube del Instituto Cultural Cañuelas, los integrantes de los proyec­tos también interpretan canciones en conjunto, ensayadas desde sus casas. Como es el coro de adultos que realizó una versión de la canción Mil horas, de Andrés Calamaro. 

Además, la misma plataforma cuen­ta con más de 150 talleres virtuales brindados por el equipo del Instituto Cultural Cañuelas (ICC), que son gra­tuitos y abiertos a toda la comunidad. Cada una de las disciplina (danzas, artes plásticas, ejercicios corporales, música e instrumentos), renuevan los materiales diariamente. 

Dibujos, barbijos y tableros 

En el caso de Gladys Mondino quien enseña artes plásticas dijo: “se extrañan las clases que teníamos, con su gente y ese contacto directo. Pero seguimos dibujando de manera virtual”. La pro­fesora además colabora con el armado de bolsones de alimentos y “personalizo algunos barbijos para los chicos, agrego algunos cuentos y en esta nueva entrega voy a sumar a los barbijos algunas se­millas para cuando llegue la primavera y contar con flores”. 

Por otro lado, ante la emergencia sani­taria, desde el área de Cultura también se realiza la jornada Cultura Solidaria, que consta de un armado de bolsones de asis­tencia entregados a artistas, trabajadores de la cultura y familias de estudiantes del Instituto Cultural. 

“Así que estamos viendo cómo conte­ner a algunos de los alumnos”, agregó la docente mientras realiza videos y difunde a sus alumnos las clases, que son de di­versas edades. Entre los que asistían a sus clases figuran los internos del Hospital Dardo Rocha, “los extraño mucho. Con ellos ahora no podemos conectarnos ni acercarme hasta Uribelarrea, pero les hice llegar a los chicos unos barbijos para que no nos extrañen tanto y hacer una especie de otro contacto”.

El COVID-19 y la cuarentena nos encontró a todos, de un segundo para el otro, sin poder dimensionar lo que pasaría; la educación formal no es la ex­cepción. La virtualidad ocupa todos los espacios educativos. Y hacia ese lugar también se ajustó otro docente del insti­tuto: Martín Palleros, quien dicta ajedrez. 

“La idea que tomé para la adaptación es, básicamente, la del formato de divul­gación. Dado que en los talleres –explicó Palleros– los niveles son variados, y que el soporte es audiovisual, opté por el formato lección que expone conceptos ajedrecísticos generales, enmarcados en una cronología que repasa los campeones mundiales oficiales. De esta manera, aquellos a los que ‘les queda lejos’ al­gún concepto o variante, pueden pausar, retroceder o rever la entrega. Son videos relativamente largos comparados con otros talleres, por ello las entregas son más espaciadas”.


Leandro Barni - [email protected]