Vecinos de Santa Anita denuncian accionar de banda delictiva

Policiales 27 de junio de 2020 Por El Ciudadano cañuelense
En los kilómetros 51 y 52 les roban a las viviendas que se encuentran sin sus ocupantes. Ya hubo una reunión con el Destacamento policial del Alejandro Petión. Esta semana hubo detenidos por presuntos piratas del asfalto.
ilustraiva policial
- Foto ilustrativa.

En un sector de Santa Anita, los vecinos viven con miedo por el accionar delictivo de un grupo de jóvenes y adultos, que sos­pechan, viviría a unas cua­dras de ese barrio. 

Pero al mismo tiempo los frentistas creen que la banda tiene marcados los movimientos de los due­ños de las casas donde van a robar, cuando las vícti­mas se ausentan por algu­nas horas o días. 

Esta semana, este medio estuvo recibiendo comen­tarios de vecinos, los que indican dos puntos como blanco perfecto de la in­seguridad en esa zona, por cuanto “acá ya están ro­bando a casi todos”, expli­caron. 

Tan preocupados están por el acecho de la presun­ta banda, que hace unas semanas crearon un grupo de WhatsApp para comu­nicarse entre ellos ante cualquier presencia o mo­vimiento sospechoso. 

Un habitante de esa zona le dijo a este medio la in­quietud que vienen tenien­do por estos hechos y por los autores de los robos, que estarían al tanto de los movimientos de los fren­tistas. “La inseguridad si­gue. Y hay dos zonas bien diferenciadas. La entrada por el kilómetro 51 a Santa Anita, con casas quintas, y la entrada del kilometro 52, lindera a Villa Vissir, que es con población per­manente y con un poder económico más sencillo. A las casas de fin de semana, desde la cuarentena, que no vienen sus dueños por ella, son robadas todos los meses”, se lamentó un ve­cino con más de dos déca­das en la zona. 

Y puntualizó el vecino que durante un domingo de este mes en la plaza de Santa Anita se convocó al subcomisario Damián Bruneti, a cargo del Des­tacamento de Alejandro Petión, con una veintena de frentistas. “Y escucha­mos lo de hace años. Que no tienen recursos, que ponen plata del bolsillo para arreglar los móviles”, mencionó uno de los parti­cipantes a la reunión. En la convocatoria se puntualizó que “los delincuentes no entran ni salen del barrio. Las entradas y salidas es­tán siendo controladas por nosotros mismos y a través de los grupos de What­sApp. Ha pasado ante el movimiento de un chico con una garrafa que se lo siguió con la camioneta de un vecino y pudo escon­derse en la zona entre los terrenos o las casas quin­tas. Hasta se llevaron el aire acondicionado de la garita policial que está en el kilómetro 51”. 

Los habitantes citaron que hay controles policia­les en el kilómetro a raíz del coronavirus y con per­sonal en la garita mencio­nada. 

Pero al mismo tiempo saben que el personal poli­cial para este sector cuenta con dos patrulleros para el Peluffo, San Esteban, San­ta Anita, Santa Rosa y Los Pozos. 

Hasta el momento coin­cidieron los habitantes de esa zona que los atracos son perpetrados cuando las viviendas quedan sin sus ocupantes. 

Por otro lado, citaron que “hay falta de luces en las calles y el estado de los caminos están detonadas. Y cuando vas a la Delega­ción Santa Rosa, a cargo de un tal Urquía, te contes­tan que ‘ya salen’. Pero no pasa nada, ni siquiera para el zanjeo. Se ha probado de llamar al Corralón y cuan­do les decís dónde están los problemas del barrio ni saben dónde estamos, que es mucho más grande que Los Pozos, San Esteban y Santa Rosa. Para algunos parece que no existimos’’. 

Las voces vecinales marcaron que luego de la reunión se notó una mayor presencia policial, la que fue disminuyendo con el transcurso de las semanas. 

Mientras que la seguri­dad es requerida por esta zona, en calles Del Valle y Belgrano, en la mañana del martes 23, precisamen­te efectivos de Los Pozos, lograron detener un ca­mión, con dos hombres, el que resultó ser robado en Virrey del Pino, cargado con medias reses, las cua­les iban a ser cambiadas por otro rodado que estaba estacionado.


Leandro Barni
[email protected]