Colegio de Oficios detenido por cuarentena pero con avances en donaciones 

Localidades 06 de abril de 2020 Por El Ciudadano cañuelense
colegio oficios maximo paz
La construcción del Colegio de Oficios entra en una etapa final.

A pesar de la suspensión de los trabajos cotidianos por la pandemia del coronavirus, el proyecto del futuro Colegio Público de Oficios de Máximo Paz continúa aunando voluntades para su finalización.
El emprendimiento educativo se erige en los terrenos del instituto Nuestra Señora del Luján de calles Sarmiento y Máximo Paz. Es impulsado por autoridades del establecimiento, por el industrial Ebert Wentick y el vecino Alberto Sciutto, junto a un grupo de colaboradores que contactan las redes solidarias de la comunidad y la región. 
La estructura del edificio está muy avanzada por la colaboración de empresas de la localidad de bloques de hormigón para levantar las paredes y la donación de la empresa Loma Negra para finalizar el suelo. Además, un grupo financiero de la ciudad de Buenos Aires aportó una importante suma de dinero y compró los materiales eléctricos y de iluminación que se utilizarán para equipar el lugar. Mientras que la empresa Abertec, del partido de Ezeiza, donaría la mano de obra y los vidrios de las futuras aberturas del colegio.
Además, en su momento Pascual Caruso, empresario de Gilera, cedió para un proyecto similar en Spegazzini diferentes maquinarias que se utilizaron allí para la preparación de los alumnos. Con el tiempo las máquinas fueron reemplazadas por lo que ya existe un acuerdo para que sean derivadas a Máximo Paz.
Desde el Instituto Gastronómico Cañuelas se ofrecieron para ser instructores gratis un día a la semana y la empresa Las Medialunas del Abuelo serían los sponsors de una planta de panificación y pastelería que funcionará en la cocina de la institución.          
Por su parte el municipio de Cañuelas donó camiones de tosca para continuar con el relleno del terreno que llegarían cuando pase el período de aislamiento.