“La pasión te lleva a ser muy impetuoso y no siempre llegás al éxito por ese lado”

Deportes 25 de julio de 2020 Por El Ciudadano cañuelense
Ver galería linares TAPA
1 / 4 - A punto de salir a pista en la etapa de monopostos.

Luis Linares es el deportista, proveniente de la variante tuerca, que aceptó formar parte de esta serie de entrevistas en las que El Ciudadano somete a todos sus entrevistados al mismo cuestionamiento.

¿El fin del mismo? Más allá de conocer más sobre deportistas locales de diferentes disciplinas e incluso de épocas disímiles que han logrado trascender, tener la oportunidad de encontrar similitudes o diferentes visiones o respuestas ante los mismos requerimientos.

 –¿Qué le dio el deporte? 

–Me dio la posibilidad de cumplir con la pasión que tenía y de demostrar en la realidad mi pasión por el automovilismo.

 –¿Qué le sacó el deporte?

–Algo de tiempo en un momento determinado de mi vida. Pero no era algo tan importante en ese momento.

–¿Qué perdió por el deporte?

–Nada, algo de plata solamente.

–¿Qué ganó por el deporte?

–La posibilidad de tener una conducta y un estado físico. También medirme, en un importante nivel de categorías, con pilotos importantes que trascendieron y una exigencia sobre mí mismo. Siempre es bueno saber hasta dónde uno da.

linares turismo carretera
Linares en acción en el Turismo Carretera en el circuito de Buenos Aires.

–Si pudiera volver el tiempo atrás, ¿tomaría alguna decisión diferente a las tomadas respecto a su carrera deportiva?

–Creo que modificaría algunas cosas. La experiencia es un peine que te da la vida cuando te quedás pelado dicen... hoy creo que modificaría algunas cosas, sí. La pasión te lleva a ser muy impetuoso y no siempre llegás al éxito por ese lado.

–¿Está conforme con su carrera deportiva?

–Totalmente conforme.

–¿Alguna cuenta pendiente?

–No haber podido hacer una temporada completa con buen apoyo económico como para saber dónde estaba parado. Eso sería algo así como una cuenta pendiente, pero ahí nomás.

linares FOTO EL GRAFICO 1989
Linares y parte de su equipo trabajando en la Dodge de Turismo
Carretera, en 1989. Foto publicada por El Gráfico.

–¿Lo han defraudado en el ambiente deportivo?

–Cuando uno compite en una categoría nacional como el TC o la Fórmula 2 Nacional se encuentra con muchos personajes que no son todo lo que reflejan en el ambiente. Ellos hicieron su negocio y yo el mío, es un negociado así que no podría llamar a eso “defraudar”.

–¿Lo han sorprendido para bien?

–Sí. Mucha gente del automovilismo me ha sorprendido. Alejandro Díaz, mi chasista, o ‘el Polaco’ Hercek por citar algunos. Creo que también eso depende de cómo uno le cae a los demás. Simplemente hay que ser como uno es.

–Siempre dentro del automovilismo, ¿éste le permitió conocer una faceta diferente o impensada en gente conocida?

–Seguramente. En los momentos de pasión, en los difíciles y en un deporte como éste donde uno necesita de mucha gente, se conoce gente que tiene la misma pasión y que llega a hacer cosas que incluso no sé si hubiera hecho yo.

–De no haber sido piloto, ¿qué cree que hubiera sido de su vida?

–Me hubiera dedicado a viajar. Me encanta viajar, algo que hacía antes de empezar a competir y que luego tuve que postergar. Invierto mucho en conocer mi país. La vida me dio la posibilidad de viajar y eso te abre la cabeza y valorás mucho más todo.

–¿Qué lugar ocupa en su vida actualmente el automovilismo?

–Tras haber dejado el automovilismo no hice ningún deporte específico, sólo lo necesario como para tener buena salud. El deporte casi profesional me enseñó a cuidar el estado físico y después a uno eso se le hace costumbre. 

linares sport prototito perfil con torino de fondo
Linares a fondo en el Sport Prototipo con el que se coronó campeón en 1987.

–¿El mayor logro deportivo? No necesariamente por el peso propio del logro en sí, sino por lo que representó para usted.

–Cuando uno corre quiere ganar y tuve la suerte de ganar en varias oportunidades. Pero el mayor logro para mí fue el hecho de adaptarme a los diferentes tipos de autos en los que corrí, ya que de manejar monopostos pasé a autos con techo. Empecé con un Fórmula Renault de cien caballos pasando a un Fórmula 2 de 200 HP para luego manejar un TC 2000 y un Turismo Carretera. Diferentes potencias, diferentes características, diferentes situaciones. Creo que adaptarme a todo ello es mi mayor logro deportivo.

–¿El mayor fracaso deportivo? Si es que considera haberlo tenido.

–En las Dos Horas del TC, que se corrió en el Autódromo de Buenos Aires, fui invitado por Claudio Abdala para correr con su Chevy. Cuando venía piloteando yo me ubicaba décimo cuarto, en la segunda hora, y se me rompió la palanca de cambio faltando solo veinte minutos para el final por lo que tuve que terminar en tercera. Pero esto no llega a ser un fracaso, aunque sí un momento de mucha bronca.

linates tc 2000
Linares sobre el Dodge 1500 de TC 2000 de Enrique Torriani, año 1990.

–¿Qué consejo le daría a quien está por dar los primeros pasos en el automovilismo?

–Debe tener muy en cuenta que en automovilismo si bien uno es el que maneja, no depende solo de uno dado que depende también del apoyo de toda la gente que lo rodea y en eso hay que ser siempre muy agradecido. Hoy con el paso del tiempo lo veo incluso con más claridad.

–¿Qué consejo le daría a quien busca convertirse en un profesional del automovilismo?

–Ser profesional en este deporte es un privilegio, no es para muchos. Desde el primer día tiene que ser profesional e incluso las veinticuatro horas del día abarcando ello la alimentación, el estado físico, los códigos a manejar en la carrera deportiva y por  supuesto enfocar todo esto rodeado de profesionales.

linares formula 2 nacional
1988: Linares y allegados junto al Berta MK3 con motor VW Gacel atendido por Guillermo ‘Yoyo’
Maldonado. La foto fue tomada en el circuito de 9 de Julio, carrera en la que Linares fue tercero.


Lic. Matías Folgueira