“Por propia decisión no llegué a Primera”

Deportes 27 de junio de 2020 Por El Ciudadano cañuelense
Ver galería Noriega LOS ANDES WEB
1 / 11 - Los Andes: equipo con el que logró el ascenso que pudo festejar con sus padres y su señora.

Hace casi dos décadas atrás debutó en la Primera del Cañuelas Fútbol Club (CFC) un pibe oriundo de Máximo Paz, un lungo delantero que en ese mismo momento y sin saberlo estaba dando sus primeros pasos en lo que sería una destacada carrera que aún hoy prosigue.

Alejandro Noriega es uno de los tantos futbolistas oriundos de aquella localidad, lugar privilegiado del partido de Cañuelas en lo que hace a la concepción de buenos jugadores de fútbol, que ha logrado destacarse no sólo a nivel local sino que incluso ha trascendido dichas fronteras.

‘Ale’ estuvo en ‘El Rojo’ hasta 2004 pasando a Tigre (integró el plantel que logró el Clausura de 2005 y el ascenso al Nacional B), siendo luego su destino San Telmo jugando también para Flandria (quince goles en treinta y cinco encuentros), Estudiantes de Caseros, Tristán Suárez, Defensores de Belgrano, Deportes Concepción de Chile, Colegiales, Los Andes, Gimnasia y Esgrima de Jujuy, Douglas Haig, UAI Urquiza y Atlético San Miguel.

Acostumbrado a hacer goles decisivos, Noriega tiene un apellido reconocido en el ascenso logrando además adueñarse de un importante lugar en el corazón de la gente del ‘Mil Rayitas’.

Sumamente tímido y amigo del perfil bajo el corpulento goleador accedió a los requerimientos de este medio, como hace dos décadas atrás, afrontando este cuestionario que semana a semana tiene como protagonista a un deportista local diferente.

–¿Qué le dio el deporte?

–La posibilidad de conocer otros países y otras provincias e incluso mucha gente con la que mantengo contacto. El fútbol me dio muchas satisfacciones en general.

–¿Qué le sacó el deporte?

–Quizás me sacó tiempo. Tiempo para disfrutar con amigos y con la familia. Por ejemplo cuando mis amigos estaban libres yo estaba concentrado o jugando y eso duele porque el tiempo no se recupera nunca.

–¿Qué perdió por el deporte?

–No creo haber perdido nada por el deporte, más allá del tiempo que creo que me sacó. Pero para mí esto es una forma de vida por lo que considero que lo del tiempo no es algo que haya perdido, es una elección que tomé de chico y siempre fue con el fin de poder jugar al fútbol.

–¿Qué ganó por el deporte?

–Hábitos de vida saludable y un trabajo que desde hace muchos años me permite sostenerme a mí y a mi familia.

–Si pudiera volver el tiempo atrás, ¿tomaría alguna decisión diferente a las tomadas respecto a su carrera deportiva?

–Creo que a cualquier deportista que le preguntes esto te va a decir que sí porque con el diario del lunes todo es más fácil. No obstante siempre digo que todo lo que hice, lo hice convencido, con mucha dedicación y naturalmente con errores y aciertos. Estoy muy contento con mi carrera, con lo que hice y con lo que vengo haciendo porque me siento pleno aún hoy.

–¿Está conforme con su carrera deportiva?

–Estoy muy contento con mi carrera considerando tanto de dónde salí como también lo que he transitado hasta ahora. Todo fue muy difícil y duro y eso hace que todo sea más lindo.

–¿Alguna cuenta pendiente?

–Jugar en Primera División. La realidad es que tuve oportunidades de jugar en Primera pero no las acepté porque me llegaron cuando era ya algo grande, tenía 31 ó 32 años. Al hacer la carrera en el ascenso no se hace una diferencia económica por lo que se le da prioridad a ganar un peso más en cada contrato. En aquel entonces lo que me ofrecían para ir a Primera era menos que lo que ganaba en el ascenso. O sea por propia decisión no llegué a Primera.

–¿Lo han defraudado en el ambiente deportivo?

–En el deporte en general y en el fútbol, más que nada, es muy raro que no te decepcionen. Pero no me refiero a los cuerpos técnicos, porque ese es un lugar en el que siempre hay que tomar decisiones que parecen que decepcionan pero con el tiempo uno entiende que solo son decisiones que hay que asumir. Pero sí me han decepcionado a nivel dirigencial, no muchas veces, pero me han mentido y eso es muy feo que le pase a uno.

–¿Lo han sorprendido para bien?

–¡Muchas veces! Pequeños detalles que terminan siendo muy grandes al menos para mí que valoro mucho este tipo de cosas. Me ha pasado estar entrenando en el día de mi cumpleaños y han golpeado la puerta del club y al salir encontrarme que me estaban esperando con una torta, o al día siguiente de errar un penal se han acercado los hinchas del club a darme apoyo y ánimo. Estas son cosas que sorprenden y que valoro muchísimo.

–Siempre dentro del deporte, ¿éste le permitió conocer una faceta diferente o impensada en gente conocida?

–La verdad que no o no me he dado cuenta.

–De no haber sido futbolista, ¿qué cree que hubiera sido de su vida?

–Creo que estaría trabajando en una fábrica como mis amigos del barrio. O tal vez hubiera sido profesor de Educación Física, carrera que empecé y cursé hasta tercer año.

–¿Qué lugar ocupa en su vida actualmente el fútbol?

–Es todo dado que está presente en todo momento de mi vida. Desde que me levanto llevo un determinado régimen de vida, buena alimentación, cuidados en lo físico y hasta el descanso se hace pensando en el fútbol. También miro mucho fútbol buscando aprender para poder seguir estando ligado cuando llegue el retiro. Hoy el fútbol es todo y ocupa un amplio lugar en mi vida.

–¿El mayor logro deportivo?, no necesariamente por el peso propio del logro en sí, sino por lo que representó para usted.

–El ascenso que logramos con Los Andes. Por un lado desde lo deportivo naturalmente, pero también porque lo pude disfrutar en familia: di la vuelta olímpica junto a mis viejos y mi señora. Eso fue lo más lindo que me pudo haber pasado. Para muchos puede que no sea importante, pero para mí fue lo más y es algo que tengo grabado en mi memoria, fue un sueño.

–¿El mayor fracaso deportivo?, si es que considera haberlo tenido. 

–No podría enumerar nada en este sentido. Uno toma decisiones y a veces las cosas salen bien y otras mal, pero para que salgan mal hay muchos factores que se dan y que no dependen solo de uno. Hay muchas cosas que van de la mano...

–¿Qué consejo le daría a quien está por dar los primeros pasos en su mismo deporte?

–Los mismos que me daban los referentes cuando yo era chico. El fútbol es duro e ingrato por lo que hay que dedicarse cien por ciento todos los días, desde la alimentación al cuidado personal en general. Hay que entrenar mucho, no enojarse porque eso es perder, y mucha dedicación. Uno no sabe cuándo, pero las posibilidades van a llegar. Hay que estar preparado porque uno nunca sabe cuándo te pueden ver o cuándo uno va a explotar. Hay que estar bien predispuesto porque las oportunidades tarde o temprano llegan. Es un camino largo y difícil, pero cuando uno se dedica las posibilidades de crecer son muchísimas más.

–¿Qué consejo le daría a quien busca convertirse en un profesional del fútbol?

–En todos los deportes hay que hacer sacrificios y se van a perder momentos tal vez únicos con amigos y familia. Hay que entrenar mucho y doblegarse día a día. Algo que aprendí en todos estos años es que en cualquier deporte cada día tiene que superar al anterior. Es la única forma que hay en el deporte de aspirar al éxito y sobre todo de mantenerse, que es lo más difícil. Mucha dedicación y sobre todo se debe valorar el sacrificio.


 Lic. Matías Folgueira - [email protected]