Coronavirus: vivencias de cañuelenses en el exterior

Deportes 30 de marzo de 2020 Por El Ciudadano cañuelense
Ver galería coronavirus junco
1 / 5 - Damián Junco reside en Sagunto, España.

Del mismo modo en que suele decirse que siempre hay un argentino en cualquier parte del mundo, muchas veces suele suceder algo similar con los cañuelenses.
Ante esta pandemia, El Ciudadano contactó a diferentes deportistas que viven y juegan (trabajan) en el exterior los cuales tienen como punto en común nuestra ciudad ya sea porque han vivido gran parte de su vida aquí o bien porque han llevado adelante su actividad en Cañuelas.
En este sentido este semanario entrevistó a Damián ‘Pitu’ Junco (futbolista cañuelense ex CFC), ‘Keko’ Morettin (jugador de handball radicado en Italia), Horacio ‘El Flaco’ Lizaso (jugador y piloto de polo), Damián De Nichilo (futbolista ex CFC) y Matías Coria (polista que siempre juega para El Relincho de Alejandro Petión). 

Damián Junco. Radicado en España desde hace diecisiete años, Junco se ha desempeñado en diferentes clubes del ascenso haciéndolo en los últimos años en UD Puzol donde se lo conoce como ‘Cristian pibe’. Con residencia en la ciudad de Sagunto (Valencia), Junco comentó cómo vive en la actualidad: “Acá se está respetando el aislamiento pero empezaron muy tarde. Ya pasamos una semana, esta es la segunda y ya no se ve a nadie en la calle y solo salen quienes deben hacerlo por obligación para ir a trabajar. Solo abren los supermercados, las farmacias y algunas empresas de suministros básicos. Mi día a día es ir por la mañana a trabajar dado soy encargado en una estación de servicio y voy solo unas horas por la mañana a controlar y a desinfectar todo y me vuelvo a casa donde vivo encerrado, no se puede salir nada más que para ir a comprar. Afortunadamente tengo a mi esposa Erica Magdalena y ella es mi contención y mi ayuda para superar todo esto. En cuanto a entrenamiento, desde el club nos enviaron una serie de ejercicios para no perder tanto la forma y estar lo mejor posible para cuando volvamos a la competición”.

Francisco ‘Keko’ Morettin. Tras haber incursionado en el Viejo Mundo en la temporada 2016/2017 y de haber jugado en 2018 en Argentina, el cañuelense regresó a Italia en agosto pasado sumándose al Pallamano Tavarnelle, equipo que milita en la categoría A2 del Campeonato Nacional de Handball italiano. Radicado en la ciudad de Barberino Val d‘Elsa, en plena Toscana y a solo treinta kilómetros de Florencia, Morettin relató su experiencia personal en relación a los cambios generados en el día a día por el coronavirus: “El aislamiento lo llevo bien y con mucha paciencia, por suerte no estoy solo ya que me acompaña mi pareja por lo que todo se hace más llevadero. Todo esto arrancó acá a inicios de marzo cuando inicialmente se cancelaron los entrenamientos de Inferiores (yo además de jugar entreno tres categorías de las Inferiores del club), mientras que con el primer equipo entrenábamos con la previa supervisión de un médico. El domingo 8 (marzo) estábamos viajando a jugar y a mitad de camino nos dijeron que se suspendía el campeonato inmediatamente y al otro día se declaró la cuarentena obligatoria en toda Italia. El día lo paso estudiando unos cursos que estoy haciendo y tengo además una rutina de gimnasio que hago con uno que tengo armado acá en mi casa y algo aeróbico que hago en el patio porque no se puede ni salir a correr por la calle obviamente”.

Damián De Nichilo. Luego de pasar por varios equipos del ascenso, De Nichilo defendió la casaca de ‘El Tambero’ en las temporadas 1997/1998 y 1999/2000. Desde 2003 el defensor se radicó en Italia jugando en diferentes clubes del ascenso como Arcetana, Vianese, Sporting Chiossa, Carpinetti, Levizzano, Polinago, Scanadianse, Vianese y Ligonchio Ramiseto, casaca con la que se retiró en junio pasado, además de practicar beach soccer luciendo la camiseta argentina. Actualmente De Nichilo vive en Castelnovo ne’ Monti, en la provincia de Regio Emilia, desempañándose como director técnico de la categoría Juniores Regionale, similar a la Reserva argentina conformada por chicos nacidos en 2001, 2002 y 2003, de Club Atlético Montagna que milita en Prima Categoría. “Estoy tranquilo con el aislamiento y no queda otra porque sé que va para largo, más allá que inicialmente esta medida fue tomada hasta el 3 de abril. Se sale solo para comprar y sin acompañamiento. Los nenes tienen cada uno sus clases virtuales y luego, una vez terminado ello, en el garaje y por la tarde hacemos actividad física para luego pasar a otras actividades y juegos en grupo. Cada tanto nos conectamos por videollamada con amigos de Argentina y así transcurre el día”.

Matías Coria. Habitual jugador de El Relincho Polo Club, de Alejandro Petión, durante la temporada argentina, Coria se encuentra en Italia desde fines de diciembre pasado. Actualmente vive dentro de La Mimosa Polo Club cuyas instalaciones se encuentran en Pogliano Milanese, a solo quince kilómetros del centro de Milán. “El aislamiento es duro y a veces aburrido, hay mucha gente con depresión. En lo personal por suerte estando en cuarentena en el club no la paso tan mal aunque obviamente no salgo nunca, solo para hacer las compras y nada más y teniendo cuidado de no estar tan cerca de nadie y usando siempre barbijo. Hace tres semanas que estoy aislado y salí solo dos veces a hacer compras. Todos los días trato de hacer algo para transcurrir el tiempo como montar a caballo, taquear, cortar la cancha y cortar el pasto del jardín. Sinceramente nunca entrené mucho pero ahora salgo a correr a la cancha de polo unas cuatro o cinco veces por semana, además de hacer algo de ejercicio”.

Horacio Lizaso. Vecino de la zona de La Finaco, Horacio ‘El Flaco’ Lizaso es un habitué de los torneos de polo de la zona, por lo general de mediano hándicap, desempeñándose a la vez como piloto. Al momento de redactar estas líneas Lizaso se encuentra, desde el pasado 15 de diciembre, en Wellington (Palm Beach-Florida, Estados Unidos). “El día a día cambió mucho y de un día para otro, de estar con polo todos los días en la zona con muchísimo movimiento se pasó a la cancelación de toda actividad. Ahora estoy solamente taqueando y montando caballos nuevos, algo de fútbol, tenis y taqueo. Vivo con mi novia acá mismo, en el club. Además está el equipo de Cesna que estaba jugando la 22 goles y en total somos diez viviendo acá y si bien los jugadores viven afuera, están todo el día acá. Tratamos que nadie salga y el que sale lo hace tomando las medidas necesarias”.