Jesica Lavia: “Queremos ser una tercera fuerza”

Política 28 de agosto de 2021 Por El Ciudadano cañuelense
La dirigente de izquierda expresó las propuestas del sector: jornada laboral de seis horas para municipales, refugios para mujeres en situación de violencia, becas y mejor conectividad a internet.
Lavia y del caño (2)
Jesica Lavia junto a Nicolás del Caño.

En diálogo con El Ciudadano, la primera precandidata por el Frente de Izquierda, Jesica Lavia, enfatizó que su espacio quiere convertirse en la tercera fuerza política del distrito y llegar al Concejo Deliberante para aportar otras perspectivas.
Lavia se recibió en la UBA como Licenciada en Trabajo Social, tiene 39 años y trabaja en la oficina de Anses local. Vive en Cañuelas desde hace 13 años y es oriunda del partido de Avellaneda. 
A nivel provincial encabezan la lista como precandidatos a diputados nacionales Nicolás del Caño y Romina Del Plá.

–¿Cuál es su mirada sobre el Cañuelas actual?
–No dista mucho de lo que podemos ver en el resto de la provincia, se repiten las mismas problemáticas. Tienen que ver con las obras públicas, la precarización laboral, sobre todo los jóvenes, y lo que tiene que ver con la violencia de género. Acá no hay hogares para mujeres, hay muy pocos en la provincia y el país. En particular vemos el conflicto que hay con la salud con las enfermeras del Marzetti, nosotros en 2017 apoyamos en un conflicto similar, ahora surgió de nuevo y no se cumplió ni siquiera lo que se había hablado en ese momento.

–Si accede al Concejo, ¿qué propuestas le gustaría tratar?
–La reducción de la jornada laboral a seis horas para que no haya desocupados y que el trabajo se distribuya sin que el sueldo sea menor a la canasta básica. Esto se puede plantear en el municipio y se puede hacer. 
La especulación inmobiliaria y altos precios hace que sea muy difícil que la gente pueda tener dónde vivir y los que acceden no tienen servicios básicos. Por eso, es fundamental desarrollar un plan de viviendas populares controlado por vecinos y trabajadores. También finalizar barrios que no se terminaron de construir como el Peluffo.
Lo que tiene que ver con las becas y la conectividad. No puede ser que los pibes no tengan conectividad para cursar la secundaria, el primario o terciarios. Eso se puede garantizar desde el municipio. En cuanto a la precarización y las becas, hay chicos que trabajan por 20 ‘lucas’ en un bar, ¿cómo pueden llegar a estudiar? Es imposible. 
Un plan de emergencia contra la violencia de género. En el primer semestre de este año hubo un femicidio cada 31 horas y durante la pandemia se evidenció la falta de respuesta del gobierno con las víctimas. Garantizar un subsidio no alcanza, se necesita un plan integral y lo más importante la posibilidad de acceder a un refugio; no existe un lugar estatal en Cañuelas.
Por último, una comisión de medioambiente. Sabemos de la crisis climática y el problema de los agrotóxicos. Debe estar integrada por vecinos y especialistas. 

–Siempre hay mucha polémica por la prestación de servicios públicos, ¿este tema es parte de su agenda?
–Solo el 36 por ciento de Cañuelas tiene gas natural y solo el 34 tiene red de agua, lo cual es muy poco. Vemos que fue creciendo estrepitosamente en los últimos años la población y no se hizo obra pública de fondo. Se fueron tapando baches y ahora tenés barrios como Máximo Paz con gente que está inundada.
Lo que decimos es ¿cómo se gestiona? Porque sino termina siendo un arreglo entre el Estado con empresas privadas; nosotros decimos que esas obras se tienen que llevar adelante con control de los trabajadores y los vecinos, ellos saben lo que necesitan para su barrio.     

–¿Qué opina de lo que se debate o se dice en el Concejo Deliberante?
–Los vi durante la pandemia. Siento que termina siendo una chicana entre los partidos mayoritarios, no veo reflejado en las propuestas al pueblo trabajador. Es una escribanía entre dos partidos. Por eso planteamos, tanto a nivel nacional y local, que queremos ser una tercera fuerza y llevar una voz diferente al Concejo.

–¿Alguna vez vio algún concejal por su barrio?
–No, no me pasó. Ahora quizá por las elecciones he visto alguno pasar.

–¿Qué opina de los años del peronismo en la intendencia?
–En los cuatro años anteriores el gobierno municipal se dedicó a decir que cuando vuelva el peronismo a nivel nacional las cosas iban a ser distintas porque el ajuste lo estaba generando Macri. Ahora vemos que durante esta gestión, es la misma que la de la intendencia, el ajuste es el mismo. Los que nos prometían de volver a comer asado no se da y también lo vemos acá.

–Y la oposición ¿estuvo fuerte o cómoda?
–En Cambiemos no vi una real oposición en cuanto a cuestiones de propuestas programáticas dentro de lo que es Cañuelas, es como un juego entre ellos. Ahora vienen a decir que son otra cosa, con las mismas caras, y no se hacen cargo; fueron el gobierno que nos endeudó de acá a 50 años. 

–¿Hay lugar para la izquierda en Cañuelas? 
–Creo que sí. Nos presentamos desde el 2013 y hay una construcción desde abajo. Nos conocen, siempre estamos en el mismo lado y apoyamos todas las luchas. Por otro lado, hay un fenómeno que es la juventud. Durante la pandemia desde la agrupación El Semillero los pibes salieron a pelear por Facundo Castro, contra la represión en Guernica, también por el 8M y la desaparición de Ursula. Hay una juventud que busca otra salida, hay posibilidades. 

–En Cañuelas hay un Partido Comunista que sostiene ser de izquierda, ¿tiene relación con ustedes?
–No, ellos están relacionados con el Frente de Todos. El Frente de Izquierda de Unidad está compuesto por el PTS, Partido Obrero, Izquierda Socialista y MST. Nosotros nos consideramos anticapitalistas y no nos planteamos como una izquierda que quiere gestionar el capitalismo, queremos que los recursos del país estén gestionados de manera democrática por los trabajadores.


Lic. Marcelo Romero – [email protected]